Las várices, son la consecuencia visible de la insuficiencia venosa crónica superficial, la cual corresponde a una alteración en el funcionamiento de las válvulas venosas.

Las válvulas venosas son aquellas que permiten que la sangre circule en un solo sentido cuando es bombeada por el corazón, impidiendo que ésta se devuelva.

Cuando las válvulas funcionan mal, a nivel celular disminuye el aporte de oxígeno a los tejidos (hipoxia), lo que genera que se liberen sustancias nocivas para las paredes de las venas, como la hialuronidasa y la eslastasa.

La hialuronidasa produce “hoyos” en las paredes de los vasos y la elastasa, degrada la pared del vaso sanguíneo, haciendo que se vuelva “rígido” y frágil.

Con esto, se genera un aumento de la permeabilidad vascular, inflamación y daño estructural, lo que se traduce finalmente en debilitamiento de la pared venosa.

Este daño hace que la sangre se estanque en el borde de las válvulas y por el exceso de presión se formen las várices.

La acumulación de sangre provoca que otras válvulas se vean afectadas, produciendo un efecto en cadena.

Los síntomas más comunes asociados a las várices son:

  • Hinchazón
  • Pinchazos
  • Sensación de pesadez
  • Dolor
  • Calambres
  • Arañitas

¿Qué causa las várices?

En primer lugar, existe el factor hereditario, que implica una predisposición genética al desarrollo de problemas vasculares en las piernas.

Factores de riesgo

Fisiopatológicas

  • Hinchazón.
  • Pinchazos.
  • Sensación de pesadez.
  • Dolor.
  • Calambres.
  • Arañitas.

Conductuales

  • Posturas incorrectas.
  • Períodos prolongados de pie o sentado.

Farmacológicos

  • Anticonceptivos orales.
  • Terapias de sustitución hormonal.

En segundo lugar, existen factores de riesgo que aumentan la probabilidad de padecer problemas vasculares en las piernas.

¿A quiénes afectan las várices?

Las várices afectan entre un 20% y 30% de los adultos. Se ha visto que la presencia e intensidad de esta enfermedad se incrementa con la edad, y las mujeres la padecen en mayor proporción.

Consejos saludables de Contravaris®

En esta sección te daremos algunos consejos para que mantengas tus piernas sanas, lindas y por sobre todo, libres de várices.

  • Ejercicio Físico:

    practicar actividades deportivas como natación, bicicleta o yoga, así como caminatas regulares

  • Posición:

    no permanecer en la misma posición por períodos prolongados.

    • Si está parado por mucho tiempo: descansar el peso del cuerpo alternativamente sobre una pierna y la otra.
    • Si tiene que permanecer mucho tiempo sentado: extienda las piernas y rote los tobillos cuantas veces sea posible. Evitar cruzarse de piernas.
    • Al dormir: duerma con las piernas más elevadas que la cabeza.
  • Ropa:

    Evitar usar ropa apretada.

  • Alimentación:

    Disminuir alimentos que aumentan la probabilidad de aparición de insuficiencia venosa como el azúcar, las proteínas en exceso y la grasa animal. Mantener una dieta baja en sal.

  • Otros:

    • Tratar el estreñimiento si se presenta.
    • Mantener el peso recomendado.

Contravaris, alivia tus molestias, paso a paso.

2.998 Comments