La insuficiencia venosa crónica o IVC es la incapacidad de las venas para realizar el adecuado retorno de la sangre al corazón. Se puede originar por factores como obstrucción del flujo venoso (por ejemplo compresión de una vena), reflujo valvular, falla de bombas venosas.

Dentro de las manifestaciones más comunes de la insuficiencia venosa se encuentran las várices y las hemorroides, compartiendo ambas la pérdida de la integridad vascular (MacKay, 2001).

 

Las hemorroides son “cojines” vasculares en el canal anal, usualmente encontrados en la zona izquierda lateral, derecha anterior y derecha posterior. Participan en el drenaje venoso del canal anal y su presencia es esencial para la continencia. Durante la evacuación se llenan con sangre y así proveen de un extra “acolchado” o protección (Kaidar-Person et al., 2007).

 

La patología hemorroidal corresponde a cuando las hemorroides (internas o externas) se dilatan y se convierten en varicosidades produciendo molestias, sangramiento, dolor, problemas de higiene, prurito, picazón, entre otras.

 

Algunos de los factores que contribuyen al desarrollo de estas molestias son; hacer esfuerzo en la evacuación de las heces, la constipación o estreñimiento, el bajo consumo de fibra en nuestra alimentación diaria, estar tiempo prolongado sentado en el baño y condiciones como embarazo.

 

 

La experiencia clínica sugiere que los tratamientos botánicos y los cambios en el estilo de vida pueden aliviar los síntomas hemorroidales en los estados tempranos de la patología, y que pueden proveer beneficio significativo como tratamiento complementario en los estados más tardíos (Abascal y Yarnell, 2005).

Ruscus aculeatus en el tratamiento de las hemorroides

El Ruscus acuelatus es un arbusto de la familia Liliaceae. Tiene como ingredientes activo primarios las saponinas esferoidales ruscogenina y neuroruscogenina, y otros ingredientes como flavonoides. De acuerdo a estudios, el Ruscus aculeatus reduce la permeabilidad vascular, tiene efecto antiinflamatorio y vasoconstrictor y tiene una marcada actividad anti-elastasa, lo que explicaría su utilidad en la insuficiencia venosa ya que es la elastasa la enzima que degrada la pared venosa (Monografía, 2001; MacDay, 2001).

El Ruscus aculeatus ha tenido una larga historia de uso clínico en el tratamiento de las hemorroides, y su uso para esta condición ha sido aprobado por la Comisión alemana E.

Contravaris, está formulado con 100 mg de Ruscus Aculeatus, otorgando un alivio seguro y efectivo en el tratamiento y prevención de las molestias asociadas a las hemorroides.

Contravaris, alivia tus molestias!

201 Comments

Leave a Reply